SEGUIDORES

sábado, 30 de enero de 2010

La Sociedad Espartana

En la sociedad espartana, existían los ciudadanos y los no ciudadanos.

A) Los Ciudadanos:

Los únicos que poseían derechos políticos eran los denominados espartiatas, que a diferencia de los espartanos, estos tenían descendencia consanguínea con el pueblo indoeuropeo de los dorios, llamados “astoi” o “ciudadanos” (término más aristocrático que el de “polités”, habitual en otras ciudades griegas); también se les conocía como “Homoioi” (“Pares” o “Iguales”).



Conformaban una minoría privilegiada pues al momento de nacer recibían una parcela de tierra junto con unos ilotas, que conservaban toda su vida.

Un auténtico espartiata:

1)    Debía ser hijo de padres espartiatas.

2)    Haber recibido la educación espartiata.

3)    Hacer sus comidas junto a los demás ciudadanos en los comedores públicos.

4)    Poseer una propiedad suficiente como para permitirle sufragar los gastos de su ciudadanía.

Conformaban una minoría privilegiada que poseía las tierras, ocupaba los cargos públicos en forma exclusiva y concentraba el poder militar. Los trabajos manuales y de la tierra eran considerados tareas denigrantes para ellos.

Los historiadores también usan el término latino de “tresantes” (“los temblorosos”) para referirse a los espartiatas que habían sido culpados de atimia, (privación total o parcial de los derechos cívicos), y en consecuencia privados de la ciudadanía plena y de la condición de homoioi, a causa de haber mostrado cobardía o desobediencia durante una campaña militar.


Aristodemo Culpado de Atimia

Estos individuos no habían exhibido la andreía, el valor que caracterizaba al espartiata, quien, como afirma el rey Agis II:


 «no pregunta cuántos son los enemigos, sino dónde están».

Pero ocurre que hasta mediados del siglo V a. C. (tal vez hasta el terremoto que diezmó la población espartiata) la cobardía:

No sólo implicaba retroceder ante el enemigo, sino el mero hecho de sobrevivir a una derrota, una vergüenza que no era tolerada.

Sin embargo, como consecuencia del progresivo e imparable descenso del número de homoioi, esta actitud fue objeto de revisión, suavizándose poco a poco, hasta que tras el desastre de Leuctra en 371 a. C., donde murieron 400 de los 700 espartiatas participantes, Agesilao II propuso dejar que «la ley durmiera ese día»

Según Heródoto, Jenofonte, Plutárco y Tucídides, a los “tresantes” se les sometía a toda clase de desprecios y vejaciones tales como:

·        Obligación de pagar el impuesto de soltería si es que estaban solteros.

·        Expulsión de los equipos de pelota.

·        Expulsión de los coros.

·        Expulsión de las comidas en común.

·        Excluidos de los gimnasios.

·        Se les relegaba a los últimos puestos de las danzas rituales.

·        En la calle, debían ceder el paso y pasear con aire triste, ya que sus conciudadanos podían golpearlos.

·        Debían llevar ropa sucia y remendada y afeitarse sólo una parte de la barba.
·        Debían levantarse ante sus menores.

·        Nadie les dirigía la palabra, nadie les daba fuego.

·        Sus hijas se quedaban solteras y a su cargo.

·        Eran excluidos de las magistraturas.(Según Plutarco)

·        No podían hacer transacciones legales.(Según Tucídides)

Su estado de marginación era casi tan absoluto como el de los ilotas, con la excepción de que ellos sí podían acceder a los lugares públicos (siempre en los últimos puestos) y que les estaba permitido redimir su deshonra mediante actos de valor en la guerra.

El nombre de “Homoioi” (“Iguales”) es testimonio, según Tucídides, del hecho de que en Esparta “se ha instaurado la máxima igualdad entre el estilo de vida de los acomodados y el de la masa” (I, 6, 4): todos llevan una vida en común y austera.

B) Los No Ciudadanos: (Periecos E Ilotas)

a)   Los Periecos:

Los periecos (habitantes de la periferia):



·     Eran descendientes de los miembros de las comunidades campesinas sometidas sin utilizar la fuerza.

·        Son mantenidos al margen del cuerpo cívico por la reforma de Licurgo, que les niega cualquier derecho político.

·        Aunque libres, jamás participan en las decisiones.

·     Poseen el monopolio del comercio y comparten el de la industria y la artesanía con los ILOTAS.

·      Entre los periecos hay también campesinos, reducidos a cultivar los terrenos menos productivos.

·        Gozaban de ciertos derechos, como poseer bienes o casarse, pero no podían participar en el gobierno de la ciudad.

b) Los Ilotas:



Los ilotas son los campesinos de Esparta, ellos:

·        Eran descendientes de las comunidades campesinas sometidas a la fuerza por los dirigentes.

·        Su estatus se crea con la reforma de Licurgo.

·        No son estrictamente esclavos, sino siervos.

·        Pertenecen al Estado.

·        Están adscritos a la propiedad que cultivan.

·        No se los podía comerciar.

·        PodÍan casarse y tener hijos.

·        Se quedan con los frutos de su trabajo una vez deducida la renta que corresponde al titular de la hacienda.

·        De modo excepcional, los ilotas podían ser reclutados para el ejército y liberados luego.

Mucho más numerosos que los ciudadanos, la reforma de Licurgo les dejó por completo al margen de la vida social.

Los “Iguales”, que temían su rebelión, les declaraban solemnemente la guerra cada año, les humillaban y aterrorizaban mediante la krypteia.


Pirámide Social Espartana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada